Avisar de contenido inadecuado

Los senos después del destete

{
}

La piel del pecho es una de las partes del cuerpo que más cambios sufre cuando se tiene un hijo. Podemos decir que es lo primero y lo último que cambia. A lo largo de la gestación, la glándula mamaria se prepara para amamantar al bebé, provocando que el pecho aumente de tamaño. Este proceso culmina con la lactancia, cuando la mama comienza a producir leche y alcanza su máximo desarrollo. Con el destete, el volumen del pecho se reduce bruscamente. Cambia la forma, el tamaño y, sobre todo, su firmeza. Esta transformación provoca flaccidez y pérdida de consistencia.

¿Qué es lo que más modifica el pecho: el embarazo o la lactancia?. Realmente, el factor que más perjudica es engordar y adelgazar bruscamente. El pecho va perdiendo firmeza con cada fluctuación de peso. Las antiestéticas estrías que aparecen por la distensión de tejidos también son consecuencia del cambio de volumen. Un reciente estudio de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, titulado “Efectos del amamantamiento en la estética de los senos”, desmiente precisamente la creencia popular de que amamantar provoca la caída de los senos. Algunas madres deciden no amamantar a sus bebés por miedo a que sus pechos pierdan volumen y elasticidad.

Después de examinar a casi un centenar de mujeres, el estudio concluye que el tiempo de lactancia no es un factor determinante por sí solo para la caída del pelo. Sin embargo, el número de embarazos, el peso aumentado en ellos, la edad de la futura mamá (el paso del tiempo y la acción de la gravedad son inevitables), no usar corpiño o fumar, sí son factores de riesgos significativos. Una vez finalizada la lactancia, muchas mujeres tienen la sensación de que los pechos encogen. En realidad, se trata de una pérdida temporal de células productoras de leche (lobulillos) que involucionan.


El cuidado de los senos después del destete necesita de una serie de consejos que son muy sencillos, pero muy importantes.Los senos no poseen ningún elemento de sostén realmente eficaz; su firmeza depende básicamente de un tejido especial (conectivo-fibroso) que sirve de matriz de sostén a los lóbulos mamarios, del tejido adiposo, que llena los espacios entre dichos lóbulos. Por eso, al adelgazar la mama, también “adelgaza”.

cuidados basicos

1.HIDRATACIÓN DIARIA:

Durante el embarazo y mientras se da de mamar, conviene hidratar la piel por dentro, con una alimentación sana y mucho líquido, y por fuera, aplicando cremas adecuadas de forma intensa. Hay que utilizar productos cosméticos específicos para el embarazo y la lactancia. En el mercado existen toallitas, aceites, geles y cremas que nutren y devuelven elasticidad a la piel, y ayudan a prevenir la formación de estrías y a atenuar las ya existentes.

Las cremas deben aplicarse con un masaje circular alrededor de los senos y con movimientos ascendentes hacia el cuello. Para los pezones conviene utilizar una crema específica, con un efecto antiinflamatorio, calmante y descongestionante, que también ayuda en la prevención y el tratamiento de las grietas.

2. DUCHAS FRÍAS:

El frío es eficaz para mantener un pecho firme. Un buen hábito es terminar la ducha de cada día con un chorro de agua fría (fresca, no helada) o, mejor aún, duchar cada seno (rodeándolo de afuera hacia adentro) durante uno o dos minutos. Esto proporcionará firmeza y tono a la piel.



3. UN CORPIÑO ADECUADO:

Para el pecho no tire de la piel es esencial usar un corpiño que lo sostenga bien, sin oprimir ni presionar los pezones. Conviene que sea de fibras naturales y que tenga breteles regulables, que brinden un buen soporte y no se claven en los hombros. Durante la lactancia es recomendable un talle más del utilizado al final del embarazo, para que la producción de la leche no moleste y para dejar espacio a los discos absorbentes


FUENTE BEBESYEMBARAZOS

{
}
{
}

Deja tu comentario Los senos después del destete

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre